Page d'accueil ESCUCHA la TIERRA

OVNIs
Objetos Volantes No Identificados

Otras fuentes de conocimiento

Hoy en día es admitido, a la vista de los comportamientos de los OVNIs y de sus interacciones con los observadores, que estos objetos están animados por inteligencias desconocidas. Entidades inteligentes nos revelan así su presencia, pero son invisibles y pertenecen por tanto a otras dimensiones. La hipótesis dominante es la hipótesis extraterrestre, pero ésta no es compatible con ciertas observaciones, y cada vez más especialistas emiten reservas al respecto.

Tres fuentes de conocimiento diferentes, dejadas de lado por la ciencia, pueden ser distinguidas:

  • por una parte diversos escritos, algunos de ellos antiguos y otros contemporáneos;
  • por otra parte textos religiosos islámicos;
  • por fin conocimientos de lo que llamamos la ciencia espiritual.

Estas tres fuentes convergen al recordarnos la existencia de seres ligados a la Tierra, que los Antiguos conocían bien, pero que han sido olvidados por los hombres de hoy en día ya que la evolución humana ha hecho que no sean capaces de verlos (excepto por parte de aquellos dotados de clarividencia, y algunas veces por niños pequeños). Estos seres, que pueden mostrarse bajo una forma antropomorfa, son llamados espíritus de la naturaleza o seres elementales. En realidad se les ha atribuido una gran variedad de nombres antiguamente, según la familia a la que pertenecían y según las regiones del mundo (hadas, duendes, gnomos, elfos, silfos, etc.).

Estos seres son calificados frecuentemente de sobrenaturales, justamente porque su existencia no es “natural” para los hombres ya que son invisibles para la gran mayoría de ellos. Ciertos investigadores admiten su existencia en el pasado pero piensan que han desaparecido al cabo del tiempo. De este modo olvidan que, si estos seres se han vuelto efectivamente invisibles, dos hipótesis deben ser contempladas: efectivamente han desaparecido de la Tierra, o somos nosotros, los humanos, los que ya no somos capaces de verlos.

© 2010-2018 - Écoute la Terre (Francia)