Page d'accueil ESCUCHA la TIERRA

OVNIs
Objetos Volantes No Identificados

Observaciones muy significativas

Hemos aplicado al estudio de los OVNIs un método sencillo pero sin embargo inédito, levantando el retrato-tipo de las inteligencias que los animan. Para ello hemos analizado una quincena de informes de observaciones, representativos de un gran número de otras observaciones. Este estudio de OVNIs ha sido llevado a cabo como una investigación, sin dejarnos influenciar por los comportamientos aparentemente aberrantes de estos objetos a la vista de la ciencia actual. Estos casos han sido elegidos entre aquellos cuya autenticidad está garantizada por numerosos expertos (han sido retomados en el informe COMETA por ejemplo). El estudio completo esta desarrollado en el libro « OVNIs, crop circles & MIDIM » (en francés).

Observaciones muy significativas

Describimos aquí un ejemplo del razonamiento que hemos seguido, y que es representativo de este estudio. Varios testimonios muestran que no hay interacción mecánica entre los OVNIs y el mundo material, en particular el aire en el que se desplazan:

  • no hay bang supersónico cuando sobrepasan la velocidad del sonido;
  • no hay ruido de deslice cuando se desplazan a gran velocidad en el aire;
  • no hay turbulencia en el suelo cuando se desplazan a gran velocidad cerca del suelo;
  • se conoce incluso el ejemplo de un OVNI que no fue perturbado por los impactos de numerosos obuses que sin embargo lo atravesaron.

En todas observaciones, las leyes de la física no son respetadas, los testimonios son por tanto incomprensibles desde el punto de vista de la ciencia. Un razonamiento racional conduce a la conclusión de que los OVNIs no están presentes en nuestro espacio-tiempo, a pesar de las apariencias. Todo sucede como si los OVNIs, aunque visibles en nuestro espacio-tiempo, en nuestro mundo material, están presentes en realidad en otro mundo, en una dimensión diferente o un plano paralelo.

Estas observaciones nos obligan a admitir que los OVNIs no están constituidos de materia ordinaria, aquella que forma nuestro entorno en el mundo en el que vivimos, ya que no se comportan como la materia ordinaria que conocemos. La consecuencia lógica es que parecen estar formados de una materia diferente, una especie de materia sutil, que es visible en nuestro mundo material, pero que “no existe” en este mundo. Esto es por supuesto inconcebible según las leyes de la ciencia actual, y refleja el hecho de que estos objetos obedecen a otras leyes, y pertenecen a otro plano o a otra dimensión.

Otras observaciones muy significativas

Del mismo modo, los comportamientos de los OVNIs muestran frecuentemente que parecen no estar sometidos a la ley de la gravedad (no parecen tener masa). Por ejemplo cuando se mantienen suspendidos en el aire, sin ruido y por tanto sin motor convencional (estas observaciones han podido ser hechas a veces por testigos muy cercanos a los objetos). Otra observación: no están sometidos a la ley de la inercia, puesto que son capaces de realizar instantáneamente aceleraciones fulgurantes o giros bruscos a gran velocidad. Y ahí una vez más, ausencia de inercia significa ausencia de masa, lo cual es inconcebible desde el punto de vista de la ciencia, y parece mostrar que estos objetos, aunque visibles, no tienen realidad física en nuestro espacio-tiempo, y que relevan por lo tanto de otro plano, de otra dimensión.

Estos ejemplos muestran muy claramente que tenemos que abstenernos de querer comprender el fenómeno de los OVNIs apoyándonos sobre las leyes conocidas de la ciencia. Estas observaciones implican que los comportamientos de los OVNIs no relevan del campo de conocimiento de la ciencia actual. La comprensión de este fenómeno deberá obligatoriamente apoyarse sobre otros conocimientos, extranjeros a la ciencia, y/o que conducirá a poner las bases de una nueva ciencia. Este es el enfoque propuesto en el presente estudio. De hecho, los conocimientos antiguos recordados anteriormente permiten aportar respuestas claras a las preguntas planteadas por el fenómeno OVNI.

© 2010-2018 - Écoute la Terre (Francia)